La chapuza del AFIS de El Hierro pone en peligro la seguridad aérea

La carta de acuerdo entre INECO-AENA es la que regula los procedimientos entre ambas dependencias tanto para salidas como para llegadas de aeronaves.

Oscar Quintero.

INECO se ha hecho cargo de la provisión del servicio de información de El Hierro en donde la autorización del plan de vuelo del avión es realizada por el controlador del centro de control que la transmite por línea telefónica al AFIS, quien, después, se la comunica a la  aeronave.

La autorización de plan de vuelo incluye tanto el tipo de aeronave, el destino del vuelo y las instrucciones de salida y de ruta.

En el caso de la dependencia AFIS de El Hierro, la improvisación, la falta de planificación y especialmente la voluntad deliberada de realizar todos los procedimientos al margen de los profesionales del control aéreo, han provocado una situación rocambolesca y extremadamente peligrosa donde la carta de acuerdo obliga a los controladores del ACC a notificar una salida por la pista 34, la preferente, que incumple todos los mínimos reglamentarios y que, por los obstáculos de esa pista, provoca la  activación inmediatamente  de los sensores de altitud y de las alertas de peligro de colisión con el terreno. Dicha salida se efectúa para 2000 pies.

Hasta anteayer, las salidas eran autorizadas por controladores aéreos habilitados in situ y que conocen toda la zona de operación que permitía a la aeronave una pendiente de ascenso mayor con objeto de sortear estos obstáculos.

Las cartas de acuerdo han sido aprobadas, revisadas, supervisadas y coordinadas por toda una legión de expertos de AENA, de INECO y de la AESA donde lo importante no es la operación con seguridad y los procedimientos sino el acabar con el servicio de control y degradarlo al servicio de información para que lo preste otra empresa. Los operadores AFIS han sido habilitados misteriosamente por INECO-AENA según directivas de la AESA que, en lugar de velar por la seguridad, incomprensiblemente autorizan al prestatario de servicios a sentar a una persona después de un dudoso y no homologado curso de formación de 7 semanas sin ningún contacto previo con el entorno de la torre y sin ninguna formación in situ.

Todo ello ha provocado que las salidas actuales de El Hierro se realizan incumpliendo los mínimos de vuelo e infringiendo los márgenes mínimos de altitud para garantizar la seguridad.

Usted se preguntará, primero por qué se hizo esa carta de acuerdo así, y segundo por qué no se modifica.

A la primera pregunta sólo podemos decir que no se ha contado con asesoramiento de los profesionales que llevan 34 años dando servicio de control tanto en el ACC como en la dependencia de El Hierro. La improvisación, el todo-vale, las prisas, la chapuceria, y la anteposición de los criterios políticos y empresariales a cualquier consideración y respeto a la seguridad es manifiesta. La chapuza es evidente.

A la segunda cuestión cabe decir que el incumplimiento de una carta de acuerdo es una falta grave, con lo que tanto el AFIS como el controlador están obligados a cumplir lo estipulado. Si se ha de cambiar la carta de acuerdo, el proceso conlleva un estudio de riesgos –el que presuntamente se ha realizado tan bien que permite sacar aeronaves a 2000 pies fuera de mínimos-  con lo que su modificación inmediata no es de recibo sin una aprobación y supervisión previa de las autoridades competentes. Además, como incumbe a dos prestatarios de servicio, tendrá que ser la propia AESA la responsable de autorizar dicha modificación como es la AESA la responsable de autorizar la actual carta que obliga a las aeronaves a ser víctimas de esta falta de seguridad.

En definitiva, mucha chapuza, improvisación y una merma de la seguridad aérea que perjudicará a los usuarios. Y en El Hierro, no hay trenes ni autopistas. Todos vuelan, desde el agricultor, hasta el niño, desde el que hace negocios hasta el estudiante.

Se dice que el sistema AFIS es más barato que el servicio de control. ¿Cuánto cuesta la seguridad de los pasajeros?

Comentarios cerrados.