Un fraude deja sin título a la primera promoción de controladores privados

La primera promoción de 40 aspirantes a convertirse en controladores aéreos de torre en España por el nuevo sistema de formación privatizada no ha obtenido titulación alguna, pese a haber pagado un total de 1,3 millones. La empresa británica Astac impartió en 2010 unos cursos que no fueron comunicados ni están homologados por las agencias de seguridad aérea en España y Reino Unido.

Antonio Ruiz del Árbol – Madrid – 05/09/2011 – 07:00

El proceso de liberalización y privatización de la formación de la profesión de nuevos controladores aéreos en España no ha comenzado con buen pie. Tras realizar en Reino Unido un curso de cinco meses (de octubre de 2010 a febrero de 2011) en un centro de la empresa británica Astac Limited, a día de hoy los 40 alumnos de la primera promoción todavía no han recibido ninguna clase de título que les permita iniciar su vida profesional y laboral en las torres de control de los aeropuertos españoles. Y lo peor es que es probable que no lo reciban nunca.

Para realizar el curso cada aspirante tuvo que abonar una suma de 33.000 euros, que entregó a la Universidad Camilo José Cela, quien ha actuado en el proceso como coordinador de esta nueva fórmula privada del acceso a la profesión de controlador aéreo.

Un grupo de alumnos afectados han explicado que las autoridades de la seguridad en la aviación civil tanto en España, AESA, como en Reino Unido, CAA, se niegan a homologar el curso de cinco meses que realizaron en las instalaciones de Astac Limited en las localidades británicas de Shoreham y Gloucester. Para justificar esta negativa ambas entidades argumentan que Astac Limited nunca les comunicó la realización de los cursos, hecho que es preceptivo. Además, el programa académico impartido responde a una titulación de OACI, la agencia mundial de seguridad aérea, pero no se ajusta a los requisitos que en los últimos meses ha aprobado la Unión Europea.

Para terminar de complicar las cosas, según explican los alumnos, Astac Limited se encuentra desde principio de año en una delicada situación económica que ha forzado su venta a la compañía Global ATS.

Una fuente autorizada de la Universidad Camilo José Cela ha asegurado que esta institución retiene los pagos realizados por los 40 alumnos afectados (1,3 millones de euros en total), y que no serán entregados a Astac hasta que se resuelva la situación. En su opinión la grave situación en la que se encuentra la primera promoción privada de controladores aéreos españoles ha sido provocada por «los cambios continuados que han ido produciéndose en los planes de liberalización de la formación». En todo caso ha asegurado que «los 40 alumnos pueden haber perdido cinco meses de su tiempo pero en ningún caso su dinero». La universidad se compromete a apoyar la solución que está buscando el Ministerio de Fomento, AESA y la británica CAA. Esta solución podría pasar por «la realización de un curso complementario o por la repetición íntegra de todo el proceso de formación; en todo caso podrán tener su título europeo homologado antes de que termine el año».

Fuentes cercanas a Fomento justificaron la negativa de AESA y de CAA a dar validez a los cursos impartidos por Stac Limited, pero aseguraron que apoyan los esfuerzos de aviación civil para encontrar una solución.

Por su parte, un responsable de Astac en España eludió pronunciarse sobre el problema.

La pública Senasa ha preparado a 95 profesionales

Mientras las nuevas experiencias de formación privadas de controladores sufren turbulencias, el tradicional centro público de adiestramiento, Senasa, ha iniciado su nueva vida en competencia con relativa tranquilidad. Esta misma semana sale de sus aulas la segunda promoción de titulados, con lo que ya son 95 los profesionales que acceden por esta vía a la carrera según el régimen liberalizado de formación.

Los problemas que ha sufrido esta nueva generación de controladores se refieren a los retrasos en su incorporación a la actividad en los centros de Aena.

En aplicación de la reforma de la profesión de control aéreo aprobada por decreto en abril de 2010, la formación quedaba liberalizada. Desde esa fecha se puede habilitar para impartirla cualquier institución que reciba el título de aviación civil.

Para Senasa el cambio supuso dejar de recibir las becas millonarias con las que Aena pagaba la formación de los controladores que posteriormente se incorporaban a su plantilla.

Los nuevos aspirantes deben pagar un precio mínimo por su formación de 45.000 euros. La formación, además, no se concibe como un proceso tras el cual se puede aspirar a controlar cualquier tipo de tráfico aéreo. Una primera formación básica permite trabajar en las torres de control y un proceso académico más largo, caro y complejo habilita para incorporarse a los centros de organización del tráfico en ruta.

La Universidad Camilo José Cela, en alianza con una recién creada filial española de Astac, inició la pasada primavera un segundo curso de formación, de 30 aspirantes. Esta tentativa cuenta con la certificación de la AESA e imparte el programa de la UE.

Astac limited

Quince años como única escuela privada

-Excepción: ha sido la única escuela privada de controladores en Europa.

-Sede en Reino Unido: aprovechando la liberalización aérea británica, ha realizado también consultoría aeroportuaria y aeronáutica.

-Títulos: ha expedido 2.000 títulos en Hong Kong, Georgia, Túnez, Albania, Kazajistán, Libia, Canadá y España.

-Venta: en agosto fue adquirida por su competidor Global ATC.

Amaltea, iniciativa interna del USCA

Un grupo de profesionales del control aéreo vinculados laboralmente a Aena e integrados en el sindicato de controladores aéreos (USCA) ha lanzado una iniciativa que tiene como objetivo crear una empresa privada de formación. El nombre elegido para la iniciativa es Amaltea, según fuentes cercanas a la misma.

El modelo de negocio que se plantea se aleja de la modalidad tradicional de ofrecer cursos para aspirantes individuales. La estrategia consiste en alcanzar acuerdos con administraciones aeroportuarias de países emergentes para ofrecerles la formación integral para un amplio colectivo. Las fuentes mencionadas citaron organizaciones aeroportuarias de algunos países latinoamericanos como los clientes ideales.

En principio, los promotores de Amaltea han mantenido contactos con una empresa de formación de pilotos canadiense, CAE, que, en caso de prosperar el proyecto, podría actuar como socio industrial. La compañía americana tiene presencia en España y da formación de tripulantes, con lo que podría estar interesada en completar su oferta con la formación de controladores.

Los impulsores de Amaltea han organizado reuniones en buena parte de los centros de trabajo de Aena y han ofrecido a los controladores en activo que participen en el capital de la nueva empresa mediante la compra de paquetes de acciones. La iniciativa ha obtenido por ahora una respuesta «moderada», según los controladores consultados.

Estrategia

La propuesta de creación de Amaltea supone para los controladores de Aena no perder una actividad, como es la formativa, de la que se han ocupado durante años. Hasta la liberalización, los profesores de Senasa eran en su mayoría de este colectivo.

http://www.cincodias.com/articulo/empresas/fraude-deja-titulo-primera-promocion-controladores-privados/20110905cdscdiemp_1/

Comentarios cerrados.