Internacional,  Pilotos,  Portada

Un trotamundos de altos vuelos

michel_gordillo
Michel Gordillo, ayer en el aeródromo de la Axarquía. / E. C.

EUGENIO CABEZAS, 13/12/2016. El madrileño Michel Gordillo hace su última escala en el aeródromo Leoni Benabú tras volar sobre los dos polos con su avioneta.

Medio centenar de países, 70.000 kilómetros y más de cinco meses de viaje. Esto es lo que ha recorrido con su avioneta el piloto madrileño Michel Gordillo, de 61 años, consiguiendo batir varios Récord Guiness. Así, ha sido el primer ser humano que ha sobrevolado los dos polos terrestres con una aeronave monomotor de menos de 1.500 kilos de peso. Esta increíble aventura la ha llevado a cabo dentro de un proyecto de investigación conjunto con la Fundación Enaire, del Ministerio de Fomento, y la Universidad de Granada, para analizar los efectos del calentamiento global y del cambio climático en varios puntos de la Tierra.

Este capitán del Ejército Español del Aire, ya jubilado, y expiloto comercial de la compañía Iberia, con más de 15.000 horas de vuelo a sus espaldas, hizo ayer su última escala en el aeródromo Leoni Benabú de la Axarquía, ubicado en la pedanía veleña de El Trapiche, procedente de Lanzarote. Pasado mañana pondrá rumbo a Madrid, donde le esperan su mujer y sus cinco hijos, tras una aventura que le ha mantenido en el aire casi todo este año, y que ha realizado en dos etapas. La primera se inició el pasado 19 de febrero, para alcanzar el Polo Norte, y regresar a España el 25 de abril. «Lo más duro fueron las temperaturas de hasta 29 grados bajo cero cuando alcanzaba Svalbard, en Noruega, hizo mucho más frío que en el mismo Polo Norte», confesó el piloto. Posteriormente, el pasado 1 de octubre, emprendió la segunda fase, con destino a La Antártida, que sobrevoló hace pocas semanas. «Fue complicado por el viento de cola y porque los americanos no querían dejarme aterrizar en ninguna de sus bases, a pesar de que teníamos todo el plan de vuelos aprobado», confesó.

La aeronave, un Vans RV-8, ha sido modificada por él mismo durante una década, aunque tras regresar de la primera etapa le introdujo varias mejoras en el sistema de calefacción. La avioneta tiene una autonomía de hasta 6.000 kilómetros y 26 horas de vuelo, pero nunca llegó a alcanzarlas. Las etapas más largas rondaron los 4.500 kilómetros, como los cruces de los océanos Atlántico e Índico.

Precedentes en 1998 y 2001

El proyecto científico en el que participa Gordillo se llama Sky Polaris. Mientras volaba entre 200 y 5.000 metros de altura, a una velocidad media de 250 kilómetros por hora, un aparato incorporado en la avioneta, llamado aetalómetro, se encargó de estudiar el tamaño de las partículas contaminantes con una sonda. Con ellos se estudiará el carbón negro en zonas remotas, para profundizar en las causas del calentamiento global.

Lo más sorprendente es que ha sido la tercera vuelta al mundo que emprende este aventurero. La primera la terminó en 1998 y la segunda en 2001. Fue el primero en volar con un ultraligero en el trayecto Madrid-Wisconsin (EE UU) en dirección hacia el este, en una ruta de casi 30.000 kilómetros. Entonces, el único objetivo que perseguía era ver mundo, pero en esta ocasión lo ha convertido en un experimento científico. «Ahora me toca descansar, pero ya estoy pensando en nuevos retos», concluyó.

Fuente: Artículo original en Diario SUR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 1 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies