La verdad contada por profesionales

Ryanair apunta a la falta de controladores en Europa como la causa de los retrasos aéreos

El gigante europeo de los vuelos Low Cost denuncia que una mayoría de los más de 45.000 vuelos que sufrieron demoras durante el mes de mayo, oficialmente por el mal tiempo, se concentran los viernes y los sábados, y no el resto de la semana, “lo que sugiere que los proveedores de control aéreo están utilizando el mal tiempo para tapar su falta de personal”. La Unión Europea se había marcado como objetivo para todo el año una media de 0,5 minutos de retraso por cada vuelo, en lo que va de 2018 ya se triplica esa cifra, y se superan los 1,5 minutos de demora.

Las aerolíneas temen un colapso en los servicios de control aéreo en Europa durante la época estival, y ha sido Ryanair quien ha puesto voz a lo que es un secreto a voces: faltan  controladores aéreos en Europa. Aunque en realidad es la propia presión de las aerolíneas a los proveedores de navegación aérea durante los años anteriores para que se produjeran bajadas en las tasas aéreas la que ha llevado a éstos a dejar de contratar personal, y por ende, a una situación en la que es imposible que con la plantilla actual pueda gestionarse los aumentos de tráfico aéreo que se suceden año tras año.

“Los proveedores de control aéreo en Europa se están aproximando a un punto de colapso total, en el que se están cancelando cientos de vuelos diarios por el simple hecho de no contar con el personal suficiente para cubrirlos.  La situación es particularmente alarmante durante los fines de semana”, alerta Michael O’Leary, consejero delegado de Ryanair.

Ante esta situación, tanto la low cost irlandesa como otros gigantes del sector aéreo europeo reclaman a la Comisión Europea y a los Gobiernos continentales medidas urgentes para garantizar el funcionamiento del control aéreo este verano y evitar un caos organizativo en julio y agosto.

En España, la situación se agrava por el hecho de que la media de edad de los controladores, de unos 50 años, es la más alta de la Unión Europea, y tienen que soportar ciclos de trabajo interminables y agotadores, con la consiguientes consecuencias para su salud y para la provisión del servicio de control aéreo, el cual cada vez ve más menguados sus efectivos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.