La seguridad aérea empeora en 2018 con un aumento de la tasa de accidentes

Según informa la periodista Diana Ramón Vilarasau en este artículo de HOSTELTUR, la tasa total de accidentes aéreos graves (medida en número de accidentes graves por millón de vuelos) se situó en el 1,35 —un accidente por cada 740.000 vuelos—, una cifra que empeora respecto al desempeño récord del 1,11 registrado en 2017; según los datos divulgados este jueves por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) sobre seguridad aérea operacional. El director general y CEO de la patronal aérea, Alexandre de Juniac, ha afirmado que «volar continúa siendo el medio de transporte más seguro que jamás ha existido para largas distancias. Según los datos, de media, un pasajero tendría que volar cada día durante 241 años antes de sufrir un accidente con al menos una víctima mortal a bordo”.

No obstante, IATA destaca en su informe que este resultado representa un progreso respecto a la tasa de 1,79 de los últimos cinco años (2013-2017), lo que significa que la industria aérea continúa mejorando en el largo plazo, pese al incremento de accidentes en comparación con 2017.

Los accidentes mortales se elevan a 11 y a 523 las víctimas mortales (pasajeros y tripulaciones). El dato contrasta con los 8,8 accidentes mortales y 234 víctimas mortales en el periodo 2013-2017. En 2017, la industria registró un desempeño récord en seguridad operacional: 6 accidentes mortales y 19 víctimas mortales. Un accidente en 2017 ocasionó la muerte de 35 personas en tierra.

Seguridad operacional en 2018.

“El año pasado, 4.300 millones de pasajeros volaron seguros en 46,1 millones de vuelos. A pesar del retroceso en seguridad aérea en 2018, volar sigue siendo seguro y las cifras muestran que la industria de aerolíneas sigue mejorando en esta materia. Por ejemplo, si la seguridad en 2018 se hubiera mantenido en niveles de 2013, se habrían registrado 109 accidentes en lugar de 62 y 18 accidentes mortales en lugar de 11”, declaró Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

Por regiones

El informe de IATA analiza la tasa de accidentes de reactores con pérdida de casco por región según la nacionalidad del operador (por millón de despegues). Seis regiones registraron mejoras o permanecieron sin cambios en 2018 respecto al quinquenio 2013-2017: Europa, África, Norte de Asia y Oriente Medio y Norte de África que no registraron accidentes, mientras que Norteamérica y Asia Pacífico redujeron su tasa de accidentes. Por el contrario, aumentaron su tasa de siniestros en la Comunidad de Estados Independientes (CEIS) y Latinoamérica y el Caribe.

Por otra parte, la tasa mundial de accidentes con pérdida de casco de aviones turbohélice fue un 0,60 por millón de vuelos en 2018, una mejora respecto al 1,23 registrado en 2017 y el 1,83 del periodo 2013-2017. Todas las regiones, excepto Oriente Medio y Norte de África, mejoraron su seguridad operacional en 2018 en esta categoríarespecto a sus respectivas tasas de los últimos cinco años. Los accidentes de aviones turbohélice representaron el 24% de todos los accidentes ocurridos en 2018, y el 45% de los accidentes mortales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.