Controladores aéreos,  Portada,  Seguridad Aérea

En CANARIAS7: Los imprescindibles ojos de la torre de control

Hace unos días, CANARIAS7 publicó este artículo sobre la función de los controladores aéreos del ACC Canarias y de la Torre de Gran Canaria durante el incendio forestal en la isla. Lo reproducimos en su totalidad:

El operativo que desde el pasado sábado trabaja en la extinción del incendio forestal que asola Gran Canaria está lleno de protagonistas en los que apenas se piensa cuando se hace el balance de agradecimientos. Un ejemplo son los controladores aéreos, ojos imprescindibles que desde su torre de control han coordinado gran parte de la acción desde el cielo, sin que esto afecte de forma grave a los vuelos comerciales que operan en Gran Canaria, uno de los aeropuertos con mayor tráfico del país.

Al frente del trabajo ha estado Mónica Carazo, jefa de controladores aéreos de ENAIRE en la torre de control de Gran Canaria. Carazo confiesa que desde el pasado sábado «no he salido del fanal», escenificando su rutina de estos días ante los mecanismos de información con los que trabajan.

En la torre de control han sido días intensos. Especialmente complejos porque, además, por motivo de obras solo han podido destinar una pista para los vuelos comerciales. Eso les ha llevado a un intenso trabajo, coordinado con el personal de la Base Aérea de Gando: «El teniente Amador ha sido mi mano derecha en esto en todo momento», explica Carazo.

«Hemos tenido momentos de siete tráficos trabajando en pista», cuenta la responsable de la torre de control, que pone en valor el despliegue a su cargo. Con turnos doblados y un esfuerzo titánico para mantener el orden en el espacio aéreo de Gran Canaria.

Han sido dos semanas muy exigentes. La torre de control del aeropuerto de Gran Canaria ya tuvo que multiplicarse con los dos incendios que la semana anterior castigaron parte de la isla. Lamentablemente, una forma de engrasar el operativo para estos días.La labor en la torre en el operativo destaca por su coordinación

La labor de Mónica Carazo y su equipo destaca por una palabra coordinación. Eso solo es posible con un diálogo directo y fluido con los responsables de los medios que están luchando contra el fuego. «Cuando llegan los FOCA, por ejemplo, me pongo en contacto con los pilotos. Conozco cuáles son sus necesidades, cómo van a operar en la isla, los procedimientos que se van a desarrollar. Y todo eso lo coordinamos con la información de los vuelos regulares a los que nos enfrentamos diariamente», resume.

Y es que además de los helicópteros, en Gran Canaria estos días han trabajado los dos aviones llegados desde Málaga, a los que se les sumaron uno proveniente de Badajoz y otro de Rota; además, se sumaron a su vez dos Air Tractor de Utrera y el que se incorporó desde La Gomera.

El despliegue se han doblado con el aeródromo de El Berriel, donde han tenido su centro logístico los helicópteros lo que limpiaba el espacio para el tráfico civil a la vez que los medios del operativo podían hacer sus idas y venidas para repostar agua y combustible. «Sin embargo nos encontramos allí con un inconveniente, ya que el domingo se agotó el fuel y han tenido que venir a la pista de Gando para poder operar sin problemas», señala Carazo.

La jefa de controladores aéreos de ENAIRE en la torre de control de Gran Canaria destaca que «apenas se han producido inconvenientes en los vuelos comerciales en la isla, ha salido todo, gracias a la coordinación. Muy bien dentro de las circunstancias a las que nos hemos enfrentando y con una sola pista para los vuelos civiles», indica.

Ademas, Carazo quiere subrayar el trabajo que están realizando los medios aéreos durante el incendio. «Tienen todo mi respeto y mi admiración. Están haciendo una gran labor en unas condiciones muy complicadas. Enfrentándose, además, a un panorama que es desolador. Demuestran que son unos grandes profesionales», relata antes de volver a subir al panel, a cartografiar el espacio aéreo de Gran Canaria, sobrecargado por los medios que actúan contra el fuego.

El pasado martes, por situar con un ejemplo, la torre de control de Gran Canaria manejó la información de 300 vuelos que operaban en la isla. Todo ello sumado al operativo que constantemente accede a la zona para sus operaciones logísticas, creando una altísima densidad de tráfico que ha sido resuelta de forma magistral por los controladores aéreos de la isla.

Todo el espacio aéreo sobre el archipiélago canario, incluidas superficies oceánicas, es controlado desde el Centro de Control de ENAIRE en Gran Canaria. En total, dan servicios de navegación aérea a 1.370.000 kilómetros cuadrados. En Canarias hay 8 aeropuertos, a los que ENAIRE da servicio de control aéreo de aeródromo en Tenerife Norte, Tenerife Sur y Gran Canaria. Además presta servicio de CNS, en La Gomera, El Hierro, Fuerteventura, Lanzarote y La Palma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies