Compañías aéreas,  Economía,  Empresas,  Internacional,  Portada

La aviación Low-Cost entra en una profunda crisis

Una aerolínea al mes. Esa es la media de quiebras, concurso de acreedores o suspensión de pagos en Europa durante el último año. Desde 2010, 125 compañías aéreas han desaparecido, la mayoría de ellas low-cost.

Las interminables guerras de precios y, más recientemente, la crisis de los B737MAX, de los que dependían gran parte de los planes de expansión de estas empresas, nos dibujan un panorama desolador para el futuro de este modelo de negocio, que parece mostrar signos de agotamiento.

Con respecto a los B737MAX, las aerolíneas han dado un nuevo uso a modelos menos eficientes y, por tanto, más costosos. Además, algunas compañías, como Norwegian, han recurrido al «wet lease» (alquiler húmedo) para solventar esta particular crisis. Se trata de un servicio de arrendamiento ofrecido por determinadas empresas que no solo incluye el avión, sino que también puede proporcionar el combustible y la tripulación de la aeronave. 

Todas estas prácticas tienen un importante coste para las compañías involucradas. Y se producen en un momento especialmente delicado para el sector aéreo, que lleva meses sufriendo el encarecimiento del combustible y una guerra de precios cada vez más encarnizada en Europa.

Cabe esperar que incluso las gigantes del sector como Ryanair e Easyjet, continuen cerrando bases y cancelando rutas, y teniendo que incrementar los precios de sus vuelos ante la subida de los costes unitarios y el aumento del precio del combustible por, entre otros motivos, el ataque a las refinerías saudíes de la última semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies