La verdad contada por profesionales

Las aerolíneas afrontan pérdidas de 115 millones y más retrasos en Barajas

Daniel Toledo

Las demoras que puede provocar la nueva gestión del tráfico en Barajas no saldrán gratis a las aerolíneas. Según los cálculos internos de la Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo (Aprocta), a los que ha tenido acceso El Confidencial, si el 30% de los vuelos sufriera un retraso medio de 10 minutos adicionales, las compañías tendrían que afrontar un gasto extra de 115,6 millones de euros al año. El Gobierno aprobaba a finales de septiembre un real decreto para regular el llamado servicio de dirección en la plataforma aeroportuaria (SDP), es decir, la organización del movimiento de las aeronaves en su rodaje por el aeropuerto.

Hasta ahora, esta tarea recaía en la plantilla de controladores aéreos. El nuevo sistema segrega y externaliza las funciones a una empresa explotadora, que se limitará a facilitar información verbal al piloto. Este será quien deba encargarse de mantener la separación con el resto de aeronaves y de prevenir las colisiones. Desde luego, Aprocta ya anticipa retrasos en Madrid. “El dejar de prestar servicio de control en algunas partes del actual sistema de calles de rodaje, junto con la rigidez que se puede esperar de dividir un servicio que hasta ahora se presta por un único operador (…) se espera que provoque demoras en la operación de este aeropuerto, especialmente en las horas de mayor demanda de tráfico”, reza el documento.

La cuestión puede ser más o menos grave, en función del “nivel de coordinaciones que establezca entre dependencias y su grado de eficacia”. También de “la pericia del personal del nuevo servicio SDP”. Por ejemplo, si un 5% de los en torno a 470.000 anuales vuelos que puede acoger Barajas al año sufre un retraso medio de un minuto al día, el coste sería de apenas dos millones de euros. Si el 20% de las operaciones pierde cinco minutos de media, el gasto se iría a los 38,5 millones. La peor de las hipótesis que manejan los controladores, con 141.000 vuelos demorados 10 minutos, eleva el agujero que tendrán que afrontar las compañías por encima de los 115 millones de euros. Las aerolíneas cifran el coste de los retrasos en 82 euros por minuto.

Lo más inquietante es que llueve sobre mojado, ya que Eurocontrol viene alertando mes a mes de los retrasos de Madrid, de los que Aena y las compañías aéreas se acusan mutuamente. Sin ir más lejos, Barajas era en mayo el aeropuerto con más demoras de Europa. El propio gestor aeroportuario admite que el cambio en la gestión del rodaje de los aviones puede agravar el problema. Como publicó este diario, la compañía ya apuntaba en mayo que la implantación del SDP implica amenazas a la hora de coordinar la información con el controlador. También advertía que la falta de experiencia inicial del operador SDP podría dar lugar a “error u omisión en la transmisión de información, retrasos en la orden de retroceso y (…) acumulación de tráficos en calles de rodadura”.

Quedar en manos del piloto

E iba más allá en su análisis provisional de los riesgos del nuevo modelo para la T-4 de Barajas . No en vano concedía que las citadas eventualidades podrían provocar incidentes de severidad tres (incidentes mayores) o cuatro (incidentes significativos). El primer escenario podría traducirse en una reducción grande de la separación entre aviones. Si eso sucediera, quedaría en manos de la tripulación o el controlador solventar la situación. El segundo podría derivar en un aumento de la carga de trabajo del propio controlador o de la tripulación. La escala de severidad va de uno a cinco, siendo uno el escenario de mayor impacto. No se trata de un diagnóstico muy diferente al que hace Aprocta, que también avisa de los problemas para la seguridad cuando la visibilidad es reducida.

Los problemas se acentúan en la T-4 y en la T-4 satélite, por la peculiar estructura de la programación de Iberia. “En aproximadamente una hora se llegan a mover 40 aeronaves de salida, a las que habría que añadir un número determinado de operaciones de llegada; esto sucede prácticamente durante tres momentos muy puntuales y definidos del día. Siendo una compañía que tiene al aeropuerto de Madrid-Barajas como centro de tráfico y centro neurálgico de operaciones, cualquier alteración o demora en el funcionamiento del mismo repercute en la rotación de las aeronaves, tripulaciones y en el desarrollo de las conexiones”, subraya el informe. Con el impacto final en el pasajero, sobre todo en forma de retrasos.

Según consta en el norma recogida por el BOE, el servicio SDP podrá prestarse por el propio gestor de la infraestructura aeroportuaria o “a través de la contratación de un proveedor de servicios de dirección en plataforma”. A este se le exigirán, entre otros requisitos, un sistema de gestión de seguridad aceptado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) y personal cualificado para el que se establecen una serie de aptitudes. También un “seguro, aval bancario, fianza o cualquier garantía financiera” para hacer frente a la responsabilidad civil por daños a terceros. Se ceñirá a aeródromos con más de 250.000 movimientos anuales, véase Barajas y El Prat.

http://www.elconfidencial.com/economia/2011/10/10/las%2Daerolineas%2Dafrontan%2Dperdidas%2Dde%2D115%2Dmillones%2Dy%2Dmas%2Dretrasos%2Den%2Dbarajas%2D85635/


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies