Aena/Enaire y Fomento,  AESA,  Controladores aéreos,  Privatización,  Saerco/Ferronats,  Seguridad Aérea

Las empresas privadas de control aéreo SAERCO y FERRONATS vulneran los derechos fundamentales y laborales de sus controladores

SAERCO y FERRONATS. Así se llaman las empresas de control aéreo privado que ganaron la licitación por encima incluso de gigantes del control aéreo mundial como la alemana DFS, en una puja a la baja y cuyas bases han estado siempre bajo la sospecha de favoritismo en el sector. 

Como ocurre demasiado a menudo en este país, y sin importar quién está en el Gobierno (recordemos que quien privatizó el asunto fue un “socialista” de pro como Pepe Blanco), tras la licitación y tras las ofertas extremadamente a la baja de dichas empresas, viene la precarización de las condiciones laborales de los trabajadores.

En este caso, las condiciones laborales y los derechos fundamentales de personas que tiene a su cargo nada menos que la seguridad aérea en buena parte del territorio nacional. Se están poniendo los ingredientes perfectos para una situación a la que nadie con dos dedos de frente querría llegar. Alguien que tenga en mente algo más que la cuenta de resultados en un negocio que nunca debió convertirse en negocio, el de la seguridad aérea.

El pasado mes de febrero, la mayoría de los trabajadores de la Torre de Control del aeropuerto de Vigo, que trabajan para la empresa SAERCO, SL, interpusieron una demanda por modificación sustancial en las condiciones laborales.

Esta modificación sustancial afectaba a las imaginarias, servicio a disposición de la empresa con tiempo de reacción menor a 1 horas, siendo de 19 horas (anterior 12H 30’) y al turno de trabajo de tarde que se trasladaba de 12:30 a 21:30 horas (anterior 11:00 a 19:30 horas). 

En sentencia núm. 00291/2022 del Juzgado de lo social núm. 7 de Vigo, la titular del juzgado estima la demanda de los trabajadores de la torre de control de Vigo, fallando en contra de SAERCO, SL., ya que no existen probadas razones necesarias para este cambio que afectaba a las condiciones laborales de los controladores.

Así mismo, el juzgado de lo Social número 2 de Vigo ha declarado nulo el despido de una controladora aérea del aeropuerto de dicha ciudad, no sólo sentenciando la readmisión de la trabajadora, sino también una indemnización de 15.000 euros por vulnerar sus derechos fundamentales. De traca.

De hecho, ninguno de los despidos de dicha empresa ha sido nunca declarado procedente, lo que indica un patrón de conducta de una gestión tóxica en estas empresas y de la que Aena no puede desentenderse.

Todo esto se enmarca, además, en una serie de actuaciones que, paulatinamente, SAERCO, SL., ha venido realizando desde que entró en las 5 torres de control de AENA conseguida en subasta pública con una baja de 30% sobre el precio inicial de adjudicación.

Entre las actuaciones producidas nos encontramos con bajadas de sueldo de un 25%, someter el 50% los bonos personales a un parámetro financiero, despidos y cambios de destino bajo amenaza de despido, etc.

Finalmente, esta situación forja incertidumbre, estrés y zozobra, afectando tanto a la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras con los riesgos añadidos que esto supone en el desempeño de esta profesión.

Por parte de Ferronats, esta empresa tampoco se queda corta. La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, con fecha 11 de Julio de 2022 ha dictado sentencia por el que declara NULA de pleno derecho la modificación efectuada por la empresa FerroNATS mediante el procedimiento de asignación de vacaciones de 25 de Marzo de 2022 que se proponía modificar el número de días de vacaciones que disfrutaban los controladores.

La sentencia afecta a los trabajadores de LEAL, LEVC, LEIB y LELL.

La sentencia declara probado que en estas torres los trabajadores venían disfrutando de 36 días de vacaciones, 22 más 14 en compensación por festivos.

La empresa modificó el sistema e impuso uno por el que se disfrutaban de 22 días más aquellos días festivos que se hubieran trabajado, siendo el máximo de 22 + 14 días compensados. Es decir, redujo sus días de vacaciones por la cara.

Tanto Saerco como Ferronats tienen prácticas semejantes, vulnerando continuamente los derechos laborales y los derechos fundamentales de sus controladores aéreos, y que quedan recogidas en cada vez más sentencias.

¿Los avisos están ahí. Hasta cuándo va AENA a hacer oídos sordos a lo que le dicen desde el sector, pero también desde la judicatura?

¿Es que hemos abandonado la seguridad aérea en manos de estas empresas sin escrúpulos y sin ningún control público más allá del postureo de la AESA? 

Porque ni la Agencia de Seguridad Aérea ni AENA ni el Ministerio de Fomento están… ni se les espera.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce + 16 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies