Los controladores militares no pueden suplir a los civiles ni por su número ni por su experiencia

ABC, JUEVES 8 DE MARZO DE 1973. EDICION DE LA MAÑANA, PAG. 33

LOS CONTROLADORES MILITARES NO PUEDEN SUPLIR A LOS CIVILES NI POR SU NÚMERO NI POR SU EXPERIENCIA

Declaración de la Asociación de Pilotos alemanes

LA TRAGEDIA DE NANTES, DEBATIDA AYER EN LA REUNIÓN DEL CONSEJO DE MINISTROS FRANCESES

Bonn 7. (Crónica de nuestro enviado especial, por télex).

Lufthansa tampoco volará sobre Francia. La compañía alemana se ha vuelto a trás de la decisión adoptada ayer de reanudar el tráfico aéreo hacia y sobre territorio francés, y ha comunicado que suspende sus vuelos al país vecino en tanto no retorne al trabajo el personal civil que controla la navegación aérea.

Los sustitutos militares de los prácticos aéreos en huelga no ofrecen las debidas garantías a la compañía nacional alemana. « La seguridad de vuelo no es del ciento por ciento», ha declarado un portavoz de la empresa alemana, haciéndose eco del sentir de los pilotos, que encuentran que es arriesgado en estos momentos meterse pos los pasillos aéreos del otro lado del Rhin.

Con esta decisión de la importante compañía germana -decisión que han tomado igualmente otras muchas empresas mundiales dedicadas al transporte aéreo- se aviva la polémica en torno al fatal accidente ocurrido en el cielo de Nantes, que, en opinión de las asociaciones mundiales de pilotos, quizá se hubiera podido evitar de haber estado en sus puestos quienes habitualmente regulan la encrucijada de los caminos del aire franceses. Un portavoz del Instituto Federal Alemán de Seguridad Aérea (B.F.S.) ha declarado que el grado de seguridad en los vuelos entre Alemania y Francia no está suficientemente garantizado. «Nos alegramos de que muchas compañías internacionales hayan suspendido sus viajes a través de Francia», señaló este comunicante, haciendo hincapié en el riesgo que suponía volar sin controladores profesionales. La agrupación de pilotos alemanes se ha expresado con palabras parecidas: «Los controladores militares franceses -dicen los pilotos alemanes- no saben inglés y no están familiarizados con la nomenclatura de los prácticos civiles, por lo que tienen dificultades técnicas». Según esta asociación de pilotos, los soldados franceses que han ocupado el puesto de los huelguistas lo han hecho sin apenas entrenamiento. Se cree aquí que un controlador civil necesita tanta experiencia a lo largo de su tarea (la proporción de vuelos es de cien mil civiles frente a quinientos militares) que no es fácil sustituirlo de la noche a la mañana, con la circunstancia, además, de que no es lo mismo seguir el vuelo de un Phantom que el de un Jumbo-Jet.

En este estado de opinión, agravado por las declaraciones de un piloto sueco que asegura que estuvo a punto de chocar, con ciento setenta pasajeros a bordo de su Boeing 720, también sobrevolando Francia, y de afirmaciones similares hechas por pilotos británicos y franceses, no es de extrañar la decisión adoptada por la compañía alemana, a pesar de su político gesto de ayer intentando aceptar por buenas las explicaciones de las autoridades aéreas francesas sobre el accidente en el que sesenta y ocho pasajeros y tripulantes de Iberia perdieron la vida.

Como se recuerda aquí, un accidente de este tipo puede pasar en cualquier momento. Sólo sobre Alemania cruzan cada semana alrededor de cien mil aviones. Se cree que el año último hubo al menos trescientas cincuenta ocasiones en las que se estuvo en peligro de tener sucesos como el de Nantes. Por ello resulta aún más lamentable que pueda abrirse paso la sospecha de que una prueba de fuerza entre el Gobierno francés y quienes vigilan su espacio aéreo ha producido una de tantas tragedias de nuestro tiempo.— Miguel Angel GOZALO.


Comentarios cerrados.