Controladores aéreos,  Opinión,  Política,  Portada

Golpe de estado aeronáutico

El pasado lunes Aena, unilateralmente, rompió las negociaciones del Convenio Colectivo de los controladores aéreos.

El martes, los controladores aéreos españoles convocaron para el miércoles la primera rueda de prensa que han dado en este país en toda su historia. Horas antes, Aena contraprogramó otra rueda de prensa, a la que acudieron el Presidente, Juan Ignacio Lema, y la Directora de Navegación Aérea, Carmen Librero, con la intención de «reventar» la comparecencia de los controladores.

[vimeo]http://vimeo.com/9226524[/vimeo]

La asistencia de la prensa a la rueda de prensa de los controladores fué masiva. Sin embargo, hoy pocos titulares recogen lo allí expuesto.

Ayer también se filtró un documento interno de Aena, de redacción apocalíptica, que solo se puede calificar como un GOLPE DE ESTADO AERONÁUTICO.

[filebase:file:file=5]

http://www.cotizalia.com/en-exclusiva/moncloa-despedira-controladores-incorporen-horas-huelga.html

Este documento describe pormenorizadamente las diversas actuaciones del Gobierno, el Ministerio de Fomento, el Ministerio de Defensa y otros organismos públicos ante una hipotética huelga de controladores en España, que no ha tenido lugar. Ayer los controladores declararon que no han estado en huelga en ningun momento, que no irían a la huelga en un futuro, y que su intención es presentarse al trabajo masivamente el 1 de Abril, a pesar de que venza el acuerdo de prolongación de jornada que tienen firmado con Aena. Los controladores declararon su responsabilidad para con el servicio y los ciudadanos, y denunciaron que no existe ningún conflicto, sino una reiterada falta de interés por parte de Aena de renegociar su Convenio Colectivo. Fué Aena la que se levantó de la mesa, después de «marear la perdíz» durante semanas con propuestas que incluían, entre otras cosas, el despido libre de los controladores (el V Convenio de Aena, que afecta al resto de personal, no recoge esa medida).

El plan de Aena y el Gobierno que se filtró guarda numerosas similitudes con el plan Reagan, que terminó con el despido de 12 mil controladores aéreos y varios accidentes mortales en la aviación norteamericana. También se parece al plan del gobierno francés que terminó con el accidente de Nantes en los años 70, en el que dos aviones españoles colisionaron sobre Francia al sustituir a los controladores civiles por los militares.

Pero este plan apocalíptico, calificado como «la obra de un demente» por el presidente de la Unión Sindical de Controladores Aéreos, también incluye otras cosas.

Muestra una cuidadosa estrategia punto por punto encaminada a forzar a los controladores aéreos a declarar una huelga. Se muestran medidas de presión de toda índole que son una campaña de «mobbing» para que «salten», y así darle la justificación al Gobierno para adoptar un paquete de medidas excepcionales. Demuestra mala fe, totalitarismo y vulneración de derechos fundamentales de los trabajadores. Les deja en evidencia.

Como parte de su estrategia dicen cosas como:

– Incorporar por la vía exprés a controladores extranjeros, sin formar a controladores españoles.

– Incorporar al servicio a controladores militares, ! con 24 horas de experiencia previa !

– Incorporar los AFIS que está «formando» INECO (por cierto, casi todos los convocados han suspendido el inglés).

– Publicar un Real Decreto que se cargue el Convenio Colectivo de los controladores españoles (y mencionan que «querrían» apoyos políticos).

Olvidan que un controlador en una dependencia tiene que tener una formación específica para esa dependencia que se llama HABILITACIÓN, y que en muchos casos son 180 horas de práctica supervisada por un instructor, exámenes teóricos y un examen práctico final. Meter a un «tipo» con una «licencia comunitaria» de la noche a la mañana solo significaría una cosa: vulnerar la legislación y provocar un accidente.

Que yo sepa, vivimos en un Estado de Derecho. Tenemos un marco jurídico que regula las relaciones laborales entre una empresa y sus trabajadores, que son fruto de muchos años de lucha y que son garantes con el más débil.

Esto significa que, entre otras cosas, la relaciones laborales no pueden ser dinamitadas de forma totalitaria e intervencionista con un Real Decreto, como se pretende en este documento.

Si a un Gobierno y a una serie de cargos públicos no les gustan las condiciones laborales de un colectivo profesional, es su problema. Tendrán que responder a una cuestión de estado, ser responsables, respetar la ley, y respetar a aquellos que les han votado. No se les ha dado carta blanca para cometer tropelías y desmanes.

La reglamentación jurídica española es clara en esta materia: la NEGOCIACIÓN DE UN CONVENIO COLECTIVO es el marco legal que regula las relaciones laborales. Un Convenio Colectivo es el sistema que garantiza los derechos de los trabajadores. Un Gobierno, afortunadamente para todos nosotros, no tiene potestad para IMPONER unas condiciones laborales a los trabajadores.

Tenemos un Gobierno que va de «buen rollito», que predica con el «talante» de cara a la galería, pero al que no le gusta que los trabajadores tengan derechos. Se autocalifican de «socialistas» y «obreros», pero sus hechos solo se asemejan a las políticas totalitarias de Joseph Stalin. Este «documento» deja en evidencia su verdadero «talante» negociador y sus claras intenciones.

Previsiblemente en el próximo Consejo de Ministros de este viernes (en el plan hablan de un «Día V») intentarán sacar alguna clase de panfleto insidioso que vulnere la legislación en materia laboral.

Que asco de país, que asco de políticos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies