Controladores aéreos,  El conflicto de 2010,  Empresas,  Portada,  Privatización,  Saerco/Ferronats,  USCA

Los controladores critican el convenio de las torres privatizadas

avion_torre_aeropuerto_640_305

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (Usca) ha criticado hoy la firma, por parte de los sindicatos CCOO y UGT, del II Convenio Colectivo sectorial de las torres de control privatizadas, después de que su texto fuera rechazado por un 83 % de la plantilla.

El documento, firmado hoy con las empresas Ferronats y Saerco, con las que los sindicatos llegaron previamente a un preacuerdo en el Sima, tras una convocatoria de huelga, «ha quedado reducido a un convenio de mínimos», ha denunciado Usca en un comunicado.

Los controladores, que trabajan en las trece torres privatizadas en 2011 -Arrecife, Fuerteventura, La Palma, Alicante, Ibiza, Sevilla, Valencia, Jerez de la Frontera, Vigo, A Coruña, Sabadell y Cuatro Vientos (Madrid), además de Castellón, donde no hay actualmente actividad- demandan que el convenio mejore sus condiciones laborales, poco apropiadas para una profesión tan «delicada».

En lugar de hacerlo, el documento «apuntala los contratos precarios» -por obra y servicio en prácticas durante un año como ocurre en Saerco-, y promesas, sin garantía, por parte de Ferronats de mejoras en convenios de centro (en cada torre), pero con la condición de que sus delegados firmen previamente el del sector, como medida de presión.

Usca ha lamentado que CCOO y UGT hayan alcanzado este acuerdo con Ferronats y Saerco «sin el consenso previo con los delegados sindicales, que representan a los controladores aéreos y que habían realizado propuestas a la patronal».

En su opinión, la conflictividad laboral «se ha cerrado en falso para aparentar paz social de cara a la próxima licitación del servicio».

Usca, que representa más del 90 % de los 2.400 controladores aéreos que trabajan en España, considera «lamentable» el desarrollo del proceso negociador, y critica la forma en que se llevó a cabo la liberalización del sector, sin darles a los trabajadores sustituidos la opción de la subrogación.

Fuente: Artículo original en LA VANGUARDIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − doce =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies