Éxito del control aéreo español en un fin de semana de récord

Récord histórico. Y también muchas lecciones aprendidas a lo largo de años de improvisación, demoras innecesarias y una gestión de la plantilla más que ineficiente.

En un solo fin de semana ENAIRE ha demostrado que teniendo una plantilla de controladores adecuada y colaborativa las cosas salen más que bien. Porque ha sido todo un éxito poder lidiar con unas cifras de tráfico tan tremendas como las experimentadas este fin de semana de la manera en la que se ha hecho. Aunque no lancemos las campanas al vuelo todavía, que viene el verano y las soluciones óptimas de fin de semana no se sostienen toda una temporada.

Hay que recordar que la final de la liga de campeones celebrada en Madrid ha batido récords de tráfico en el aeropuerto de Barajas y un buen número de controladores aéreos han aceptado reprogramaciones de turnos para hacer posible el aumento en la dotación de recursos humanos y así mitigar posibles demoras.

El sindicato USCA, en una Nota de Prensa publicada esta mañana, ha valorado positivamente la operación aérea “Final Champions League”, y considera que la modificación de la planificación inicial efectuada, la regulación de tráfico acertada y la apertura de un mayor número de posiciones de control han permitido una operación ejemplar, segura y sin demoras.

Los controladores aéreos siempre han colaborado en los distintos eventos que han requerido un sobreesfuerzo por parte de los diferentes profesionales, pero desde el sindicato de controladores advierten de que el sistema no puede funcionar basado en esfuerzos de una plantilla fatigada.

La manera más efectiva para mitigar las demoras y congestión del espacio aéreo es una correcta dotación de plantilla de controladores aéreos, más aún cuando la imagen de la principal actividad económica del país se ve perjudicada por el nivel de demoras de sus aeropuertos. 

España, segundo país más visitado del mundo, cuenta con los controladores que mayor jornada anual realizan y su media de edad, próxima a los 50 años, está entre las más altas de los países de nuestro entorno. Esta situación, agravada por 67 meses de incrementos ininterrumpidos de tráfico aéreo, se debe revertir. 

Es por ello que USCA entiende que tanto la contratación como la formación becada de controladores aéreos debe ser tomada en cuenta como una prioridad por parte de las autoridades, para poder proveer a los pasajeros de un servicio público sin retrasos y alejarlo de la tendencia de reducir continuamente la calidad del empleo y de los servicios públicos a través de privatizaciones. 

Igualmente cree necesario que, hasta que el número de controladores sea el adecuado, se deben tomar las medidas de regulación necesarias para garantizar la seguridad de las operaciones y equilibrar el flujo de llegadas y salidas, evitando demoras en vuelo o esperas en las proximidades de los aeropuertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.