Ryanair, la aerolínea más problemática 

ryanair
EL ECONOMISTA 28/4/2016. Ryanair es la aerolínea que ha sufrido más incidentes en sus vuelos en España durante el primer trimestre del año, según la empresa de reclamaciones aéreas reclamador. En concreto, el 8,5% de las incidencias ocurridas en los aeropuertos españoles -tanto en despegues como aterrizajes- corresponden a la low cost irlandesa. Cierto es que también es de las compañías que más volumen de pasajeros mueven, el 6,5% del total de operaciones en nuestros aeropuertos de enero a marzo.

En términos absolutos, durante el primer trimestre de 2016 Ryanair ha tenido casi 300 retrasos y más de 700 cancelaciones sin avisar con 15 días de antelación. La cifra de pasajeros afectados asciende a más de 187.000. De este total, más de un millar de las reclamaciones las está tramitando Reclamador.

Pablo Rabanal, CEO de reclamador, afirma que «hemos detectado en el primer trimestre del año que Ryanair ha vuelto a convertirse en la aerolínea más conflictiva a la hora de atender y resolver las reclamaciones de sus usuarios de manera amistosa».

El gestor de reclamaciones manifiesta que la considerada primera aerolínea en España crece en pasajeros y en beneficios, si bien esto no redunda en servicio de atención al cliente, a pesar de sus esfuerzos. «Se trata de uno de sus puntos flacos en el pasado y fuente de numerosas quejas aún en la actualidad», agregan.

En relación a este primer trimestre del año, hay que destacar que la huelga de controladores en Francia y el atentado en el aeropuerto de Bruselas (ambos hechos acaecidos en marzo) son considerados de «fuerza mayor» y, por tanto, no indemnizables, según la normativa; no obstante, los usuarios tienen una serie de derechos. En ese sentido, los viajeros cuyos casos están siendo gestionados por reclamador denuncian reiteradamente al incumplimiento por parte de Ryanair del derecho de asistencia y manutención (alojamiento, comida…) al que está obligada la compañía por ley, aún en este tipo de casos.

Reclamador recuerda que, según el Reglamento europeo 261/2004, se pueden solicitar entre 250 y 600 euros como indemnización en función de la distancia del vuelo, en el caso de retrasos y cancelaciones. En el supuesto de incidencias con las maletas, la compensación económica puede ascender hasta 1.400 euros. Los pasajeros disponen de hasta 5 años para reclamar en el primer caso, y hasta 2 años en el segundo.

 

Fuente: Artículo original en EL ECONOMISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.