Los controladores aéreos advierten de que se puede producir otro «caso Vueling» por falta de planificación 

Los controladores aéreos advierten de que se puede producir otro «caso Vueling» por falta de planificación
EUROPA PRESS, Los controladores aéreos están «muy preocupados» por la sobrecarga de trabajo que dicen sufrir desde el año 2010 y la falta de personal en los centros de control, que obliga ante un verano récord en los aeropuertos españoles, a reforzar el servicio con horas extras y con el personal en imaginaria, dificultando cubrir las bajas eventuales.

La Unión Sindical de Controladores (USCA), que representa al 90% del colectivo que emplea ENAIRE, denuncia que se están imponiendo «ciclos de trabajo imposibles«, incumpliendo los descansos y servicios de obligado cumplimiento (COS), además de denegarse reducciones de jornada contempladas en el convenio colectivo.

«Tememos que se dé una situación similar a la de Vueling por una mala planificación, con plantillas al límite y sobrecargadas», señalan fuentes de USCA a Europa Press, que echan en falta medidas de refuerzo en el control aéreo, al margen de los aeropuertos.

El sindicato mayoritario del colectivo en ENAIRE, que roza los 2.000 controladores, cifra en 500 personas el déficit del personal en la última década. «Sufrimos una falta de personal terrible desde 2010 y cada vez es peor. Estamos rozando el límite, por detrás del récord tráfico, y las plantillas no están preparadas», aseguran.

«Estamos muy preocupados porque lo que debía ser una excepción o situación circunstancial se está convirtiendo en una norma y no se toman medidas para reforzar la plantilla, lo que genera frustración y fatiga crónica entre el colectivo», advierten.

La última convocatoria se lanzó en 2006, con 165 plazas, y desde 2010 no hay nuevas incorporaciones. La edad media de la plantilla es de 47 años y en algunos centros supera los 50.

«Preocupante»

«El próximo verano será todavía peor», aseguran las mismas fuentes, ya que las 39 nuevas plazas convocadas «no llegarán ni a cubrir las vacantes de las jubilaciones previstas». Entre 2016 y 2017 se prevén 93 jubilaciones, de ellas siete en el centro del control de Barcelona.

Según USCA, los problemas se concentran en el Corredor del Mediterráneo, especialmente Palma y Barcelona, donde la situación es «preocupante». Ante la crisis de Vueling, los controladores de imaginaria en el control de Barcelona entraron en frecuencia para reforzar el servicio, pero deja deja «poco margen de maniobra».

Por su parte, fuentes de ENAIRE han negado a Europa Press que se esté produciendo sobrecarga de trabajo y han asegurado que no falta «nada de personal«, ya que tras la liberalización de 12 torres de control aéreo, el personal de éstas pasó a formar parte del organismo, con lo que se produjo un incremento de plantilla.

En concreto, el tráfico en 2014 fue similar al de 2009, si bien la plantilla aumentó un 11%, a la vez que el año pasado se produjo un repunte del 3% en el tráfico respecto a 2009, que se pudo cubrir con un incremento de plantilla del 9%.

«El servicio está totalmente garantizado», han asegurado las mismas fuentes, que garantizan que no habrá ningún vuelo no atendido durante el verano, si bien explican que, como en las carreteras, se pueden producir «atascos» aéreos y se podrían producir demoras en momentos puntuales de sobredemanda.

Las convocatorias de ENAIRE

De igual forma, desde ENAIRE apuntan que el límite máximo de horas mensuales que un controlador puede realizar son 170, muy por debajo de las 200 que un controlador de un proveedor privado realiza y que permite la legislación vigente.

En cuanto a las plazas, actualmente se encuentra en curso la convocatoria de selección de candidatos para la cobertura de 39 plazas de controlador con destino en distintos centros de ENAIRE en territorio nacional,convocatoria que contempla la constitución de una lista de reserva con los candidatos que, habiendo superado el proceso de selección, no hayan obtenido ninguna de las 39 plazas ofertadas.

De esta forma, con esta Lista y hasta el 31 de diciembre de 2018 se podrán ofertar contratos de trabajo para cubrir las vacantes generadas por cualquier causa conforme a la convocatoria, así como aquellas que se produzcan con ocasión de la autorización de nuevas plazas de controlador, por todo ello se estima que «no será necesario en los dos próximos años publicar una nueva convocatoria».

Fuente: Artículo original en ABC

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.