La verdad contada por profesionales

Las huelgas de controladores NO son el problema

La Coordinadora Europea de Sindicatos de Controladores Aéreos ha emitido un informe, en respuesta al encargado por las aerolíneas englobadas en la asociación A4E -en la que culpaban a las huelgas en el sector poco menos que de todos los problemas de la economía europea-, en el cual desvelan cuáles son las verdaderas causas de los retrasos aéreos en Europa.

El comunicado, titulado “Reality checks: what´s behind flight delays“, vale la pena conocerlo porque desmonta los datos manipulados de las aerolíneas europeas para tratar de desacreditar cualquier movilización de los controladores aéreos en defensa de sus derechos. Lo reproducimos íntegramente:

“¿Cuál es el verdadero impacto de las huelgas en el control de tráfico aéreo en Europa? Después de las alegaciones expresadas por las aerolíneas acerca de las consecuencias de las huelgas ATC, la Coordinadora de Sindicatos Europeos de Controladores de Tráfico Aéreo (ATCEUC) y la Federación Europea de Trabajadores del Transporte (ETF) han revelado hoy en una rueda de prensa en Bruselas los datos reales que están detrás de las causas y consecuencias de los retrasos aéreos. Nuestra investigación basada en datos oficiales de EUROCONTROL ha expuesto que las propias aerolíneas son por mucho la mayor causa de retrasos y suponen más del 50% de todos los retrasos en el tráfcio aéreo.

El derecho a la representación de los trabajadores y a la acción colectiva está consagrado en los Tratados fundacionales de la Unión Europea, y estos Tratados estipulan que la UE no tiene competencia en el derecho a huelga, el cual permanece totalmente en las manos de los Estados Miembros de forma individual. Además, evidencias internacionales muestran que unos sindicatos libres e independientes tienen una contribución netamente positiva a la productividad, la competitividad y la seguridad. Así como no negamos que las acciones sindicales tienen consecuencias en el tráfico, reiteramos que éstas pertenecen a los derechos fundamentales de los trabajdores.

Charles-André Quesnel, Presidente del Comité de Gestión de Tráfico Aéreo de la ETF, comentó: ” El lobby de las aerolíneas ha contratado su propia empresa auditora para fabricar un estudio que se adecúe a sus necesidades. Ignora las estadísticas oficiales de la UE, no revela las fuentes de los datos y su metodología es altamente cuestionable. Sólo podemos concluir que el único objetivo de su estudio es dañar a los sindicatos y socavar sus derechos fundamentales.”

Volker Dick, Presidente de ATCEUC, añadió: “En vez de crear una atmósfera hostil propagando datos dudosos para desacreditar a su contraparte, las aerolíneas europeas y otras empresas de aviación deberían ocuparse de las causas subyacentes de las protestas sociales. Sólamente una adecuada inversión en personal, tecnología e infraestructura mejorarán los resultados de las empresas y conseguirán la tan necesaria expansión en capacidad.”

Continuó comentando: “Sin embargo, las aerolíneas y su lobby están cuestionando de manera creciente derechos fundamentales bajo la apariencia de los supuestos daños causados por las huelgas de control aéreo. Los datos oficiales muestran que la mayor parte de los retrasos aéreos son responsabilidad de las aerolíneas por mucha diferencia, suponiendo el 51% de los retrasos primarios durante el período 2010-2015, mientras que las acciones sindicales supusieron sólo el 1% aproximadamente de los retrasos totales en 2015. Las huelgas ATC supondrían menos del 6% de las cancelaciones de vuelos.”

ATCEUC y ETF están fuertemente comprometidos con el Comité Europeo Sectorial de Diálogo Social para la Aviación Civil. El año pasado, acordaron con la Organización Europea de Empresas ATM CANSO una “Herramienta para un Dialógo Social Exitoso” con el objetivo de prevenir conflictos y promover una buena cooperación operacional.

François Ballestero, Secretario Político de la ETF concluyó: “Hacemos un llamamiento a que las aerolíneas europeas se comprometan de verdad en debates constructivos a todos los niveles con el objetivo de establecer un diálogo social de calidad entre empresas y representantes de los trabajadores, lo cual es el mejor camino para prevenir acciones sindicales y limitar su impacto antes de que las relaciones lleguen a romperse.”

El texto completo del estudio se puede encontrar aquí.

Bruselas, 27 de marzo de 2017.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*